Vivir como reina y gastar como plebeya

Y si el auto no era mío, ¿qué pasa con el seguro?

Por ley en México es obligatorio que todos los autos cuenten con al menos un seguro de responsabilidad civil que cubra daños y lesiones ocasionadas por el coche a otro automovilista o vehículo en caso de accidente. PERO, menos de la mitad de los que circulan lo tienen, según datos de Condusef. 

Por cierto, los gastos de daños a terceros en un auto rondan, según datos de Coru.com entre los 20,000 y hasta los 150,000 pesos. 

Para los que sí entienden la importancia de ser precavidos y prever, y además suelen usar autos que no son propios constantemente, pueden pensar en una extensión de cobertura. 

¿Qué es eso?

Según Coru.com es una póliza extendida, es decir, un producto que amplía al titular o conductor habitual los beneficios de responsabilidad civil por daños a terceros, gastos legales, médicos y asistencia vial cuando maneja un auto distinto al que tiene cubierto en su póliza.

¿Qué no me cubre? 

Daños materiales causados al auto que se conduce, lesiones, gastos médicos, muerte, gastos de funeral u otros para la atención de los ocupantes del vehículo.  

¿Cuánto cuesta?

La prima varía según el tipo de auto, la zona en la que circula, y el monto por el que se contrate la póliza, pero es muy parecida al de una cobertura de responsabilidad civil normal o daños materiales o robo. 

¿Y si el auto sí tenía seguro?

La suma se acumula; es decir, se puede usar la suma asegurada del auto más la cobertura extendida. Solo sí pregunten en la aseguradora las letras chiquitas de este tema, porque sí las hay, de hecho, no todas las aseguradoras ofrecen este tipo de coberturas

Leave a Reply

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS